El grado de la pérdida auditiva depende de lo fuerte que debe ser un sonido para que una persona lo oiga. Las pérdidas de audición se categorizan como leves, moderadas, severas y profundas.