La pérdida de audición es uno de los problemas de salud crónicos más comunes, que afecta a
personas de todas las edades, en todos los segmentos de la población y de todos los niveles
socioeconómicos. Ésta puede ser hereditaria o puede ser el resultado de una enfermedad, traumatismo, exposición a largo plazo al ruido o medicamentos. La pérdida de audición puede variar desde una leve pero importante disminución de la sensibilidad auditiva, a una pérdida total.